¿Qué es la nube?

Aunque el concepto de nube de Internet lleva con nosotros casi 20 años, no ha sido hasta hace relativamente poco que ha empezado a llegar a todos los ámbitos, siendo ya común que los servicios de la nube se ofrezcan en entornos que no son de caracter técnico, donde antes era imposible.

Pero… ¿Qué demonios es “La Nube”?

Entendiendo el concepto Nube…

Lo que se entiende por la Nube no es más que muchos ordenadores trabajando juntos y dando servicios en Internet. Así de simple. No es un concepto nuevo (aunque técnicamente es más avanzado) ni hay nada de especial en el. La Nube solo son los ordenadores de otros.

Entrando más en detalle, el concepto nube es un paso hacia adelante para poder disponer de recursos que antes eran impensables, en unas condiciones mucho más ventajosas, y sobre todo de una forma mucho más sencilla, lo que ha facilitado su avance.

La Nube es…

  • Un coste más óptimo: Al pagar solo por lo que usas, los costes se reducen, ya que puedes ampliar o reducir los servicios que usas seǵun los necesites.
  • Dinamismo: Los recursos que usamos en la nube pueden adaptarse según nos interese, incluso de forma automática. Así, podemos adaptarnos ante mayores cargas de trabajo sin que nuestro servicio se resienta, o reducir los recursos (y el coste) en momentos de menor trabajo.
  • Facilidad: Todos los servicios de la Nube están pensados para ser usados por gente que no tiene que tener un perfil muy técnico. La mayor parte de los servicios pueden configurarse y adaptarse con un navegador web normal.
  • Seguridad: Al usarse servicios estandarizados y gestionados por proveedores especializados, su uso es más seguro. Además, la Nube permite incluso replicar nuestros servicios entre varios paises, en prevención a grandes catástrofes.

La base fundamental de la Nube es optimizar los recursos de Internet, hacerlos más fáciles, accesibles y seguros incluso para los procesos más complejos, ahorrando costes y energía en el proceso.

La Nube no es…

  • Un programa que nos venden para guardar nuestros archivos.
  • Una página web para gestionar nuestras facturas.
  • Un servidor dedicado o VPS que nos cobran por horas.

Si bien es cierto que estos servicios pueden estar alojados en la nube, cuando nos los ofrecen no nos están ofreciendo trabajar en la nube, tan solo nos ofrecen un servicio que puede, o no, estar relacionado con ella.

Cuando el concepto de Nube empezó a popularizarse, fueron muchos los proveedores que quisieron subirse al carro para ganar dinero con un concepto que todavía no se entendía bien. El término Nube se volvío uno de los términos SEO más importantes, aunque en realidad lo que ofrecían no era una nube real, si no las mismas infraestructuras que ya estaban disponibles antes. Por suerte, poco a poco los conceptos se aclaran y se vuelve más difícil vender algo que no es.

Si queréis saber más sobre la Nube, podéis pasaros por las páginas de Amazón AWS o Google Cloud, que son los principales referentes de computación en la nube.

 

Gmail tarda en actualizar las cuentas externas

Si tenemos cuentas de correo externas a Gmail conectadas a una cuenta de Gmail, puede que hayamos notado que Gmail tarda en actualizar el correo de cuentas externas.

Este problema, que en realidad no lo es, se debe simple y llanamente a que el buzón de correo externo que hemos configurado no recibe casi correo, y Google retrasa las peticiones de actualización para esa cuenta de correo.

El algoritmo de Google tiene en cuenta el número y frecuencia de correos que se reciben en las cuenta externas que gestiona, y dependiendo de esa frecuencia, tarda más o menos en actualizar de nuevo esa cuenta.

Así, si nuestra cuenta recibe varios correos cada minuto, las actualizaciones se llevarán a cabo cada 5-6 minutos, pero si solo recibimos un correo cada día, Google tardará bastante en volver a mirar si hay correo nuevo.

Aunque, por suerte, existen soluciones, es importante tener en cuenta que estas no son “oficiales”, y puede que no funcionen como esperamos.

Solución 1: Configuración de Google Labs

Google ofrece soluciones de prueba desde su laboratorio de pruebas. Una de esas opciones nos permite actualizar de forma periódica el correo, aunque para ello debemos disponer de una cuenta de Gsuite.

Los pasos son:

  • Habilitar Google Maps siguiendo este enlace.
  • Activar la opción llamada “Fetch messages from your POP accounts on demand by using the refresh link on top of the inbox.”

Solución 2: Gmail POP3 Checker

Gmail POP3 Checker es un plugin de Google Chrome que nos permite cambiar el tiempo de actualización de la cuenta.

Basicamente, teniendo el navegador abierto se conecta a Gmail y fuerza una actualización del correo de las cuentas externas.

Para instalarlo, basta con instalar la extensión, pulsar en el ícono que aparece en la barra de Chrome, y configurar el tiempo que queremos que pase entre cada actualización.

Aunque el tiempo por defecto es de 1 minuto, lo recomendable es configurarlo a 5 minutos como mínimo, para evitar que el servidor nos pueda bloquear por hacer demasiadas peticiones.

 

¡Hola mundo!

Pues eso, que hola.