¿Debo cambiarme a un VPS?

Los que nos dedicamos a esto de la web, poco a poco vamos acumulando pequeñas web que mantenemos en distintos proveedores de alojamientos baratos. Son productos por los que no cobramos mucho porque tampoco nos requieren mucho mantenimiento, y que simplemente “están ahí”.

Con el tiempo, y a medida que el número de webs que mantenemos va aumentando, nos surge la pregunta del millón: ¿Debo pasarme a un VPS?

Las ventajas de tener un VPS

Si tienes un número medio de webs (pongamos 8 o 10), tenerlas alojadas en tu propio VPS te da una serie de ventajas innegables:

  • Coste total menor que usando alojamientos separados.
  • Mejor uso de recursos, ya que los recursos que no usa una web quedan disponibles para otras.
  • Mayor capacidad para adaptar las configuraciones a nuestro gusto.
  • Todos los recursos del VPS están a nuestra disposición, no como en los alojamientos compartidos normales.
  • Internet está lleno de manuales para hacer las cosas que necesitemos.
  • Mejores opciones para ampliar recursos si se nos queda pequeño.

Los inconvenientes de tener un VPS

Cuando empiezas a usar tu propio VPS, te das cuenta de que no es oro todo lo que brilla, porque tener tu propio VPS tiene también incovenientes:

  • En imprescindible tener conocimientos en administración de sistemas.
  • Si no quieres que el precio se dispare, usarás un VPS GNU/Linux, que te obliga a saber sobre GNU/Linux
  • Normalmente usarás un panel de control (como Cpanel, Plesk o VestaCp), que pueden tener un coste asociado.
  • Debes conocer y manejar ese panel de control para evitarte problemas.
  • Si quieres tener libertad total, no puedes usar un panel de control, pero debes ser un buen administrador.
  • Tienes que ocuparte de cosas como las copias de seguridad, salvar los logs, etc

¿Entonces… qué hago?

El principal problema de usar un VPS es que tienes que saber manejarlo. Si estás dispuesto a aprender a hacerlo, vas a encontrar muchas ventajas. Si no tienes tiempo o ganas, mejor ni empieces porque al final te vas a arrepentir.

Si tu motivación es solo la de ahorrar dinero, lo más seguro es que acabes harto del cacharro. Si lo ves como una forma de aprender, mejorar y optimizar, no es una mala idea.

¿Qué proveedor de VPS me recomiendas?

Yo trabajo principalmente con 3:

Todos son baratos, y todos son buenos, pero no dejes de comparar antes de decidirte.

 

¿Qué es AWS SNS?

Dentro de la infraestructura de Servicios Web de Amazon, SNS es uno de los dos servicios que se ocupan de enviar notificaciones.

SNS son las siglas de Simple Notification Service (Servicio Simple de Notificaciones, en castellano), y es el nombre que mejor define su función: enviar notificaciones a los subscriptores de forma rápida y fiable.

¿Cómo funciona SNS?

SNS es un servicio completamente desatendido y administrado, que funciona en alta disponibilidad, y de forma segura y durable.

La principal ventaja de SNS es que no necesitamos conocer nada sobre su estructura o funcionamiento, ya que está pensado para que nuestro único trabajo sea integrar nuestra aplicación con la API de SNS, y sea SNS quien se ocupe de todo el trabajo de distribución de mensajes.

En su estructura más básica, solo necesitamos crear un Tema de notificación (un asunto sobre el que queremos mandar mensajes, como por ejemplo “Errores”, para avisar de los errores del sistema), y subscribir los puntos que recibirán la notificación. Estos puntos pueden ser de diferentes tipos:

  • HTTP
  • HTTPS
  • Email
  • Email-JSON
  • Amazon SQS
  • Applicación
  • AWS Lambda
  • SMS

¿Cuales son los costes de SNS?

SNS es un servicio pensado para el envío masivo de mensajes que, al igual que el resto de servicios de AWS, tiene un coste muy bajo, basado en el volumen de mensajes enviado.

Además, la capa gratuita de AWS para SNS incluye el primer millón de mensajes, que será más que suficiente para usos básicos del servicio.

Es importante matizar que el envío de mensajes vía SMS si que tiene un coste distinto (se cobra por cada SMS enviado), debido a las características de este tipo de servicio.

 

 

¿Tu conexion con este sitio web no es completamente segura?

Si tenéis una página web (normalmente un WordPress) que funciona con certificados SSL (y si no la tenéis deberías tenerla de inmediato), puede que os encontréis con este error que, aunque no impide que nuestra páginas se vea, puede provocar que algunos elementos no se vean bien, o nos aparezcan errores diversos.

Además, si pulsáis en la exclamación que hay en la barra de dirección del navegador, veréis una imagen como la que se muestra a continuación:

error tu conexion con este sitio web no es completamente segura

¿Cuál es el error?

El error aparece porque, aunque nuestra página web es segura, alguno de los elementos que contiene no lo son.

Dentro de una página web segura (que empieza con https://), todos los elementos tienen que ser seguros. Si tenemos dentro de una web con https enlaces a javascript, css o imágenes que lleven http://, nos aparecerá el error.

¿Cómo veo donde está el problema?

La opción más fácil es, dentro de la página que nos da el problema, abrir una consola de desarrollador, (normalmente basta con pulsar F12 para que aparezca).

Dentro de la pestaña consola de ésta, veremos mensajes indicando qué recursos son los que están mal configurados, para poder cambiarlos.

Os mostramos un ejemplo en la siguiente imagen:

Ahora, solo tenemos que cambiar esos enlaces en nuestra plantilla para que el error desaparezca.

Truco para poder usar http o https indistintatemente

Si queremos evitar este tipo de problemas, la mejor forma es usar enlaces que solo contengan una doble barra. 

Por ejemplo, para una imagen:

<img src=”//servidor.algo/imagen.jpg”>

El navegador usará http o https según convenga, o no tendremos que preocuparnos de cambiarlo a mano.

 

Adios a debianitas.net

Hace más de 16 años que registré el dominio debianitas.net, en una época totalmente distinta, en un momento diferente, y acompañado por buena gente, que por desgracia ya no está.

Este proyecto se creó como una forma de llevar al público en general el Software Libre, y Debian GNU/Linux en particular, y aunque durante muchos años lo conseguimos, simplemente ha llegado el momento de decir adiós.

Mantener un proyecto de este tipo es imposible si lo lleva una única persona, y encontrar a gente dispuesta a generar contenidos de calidad y novedosos, con tanta información disponible, es realmente imposible.

A todos los que alguna vez os pasásteis por Debianitas, ¡gracias! Por vosotros mereció la pena.

 

Crear una cuenta en Amazón AWS

El proceso de creación de una cuenta en Amazón AWS es muy sencillo, e incluye un sistema de verificación muy novedoso que puede darnos algún dolor de cabeza.

Para los que queráis crearos una cuenta, aquí os mostramos los pasos, que comienzan abriendo en nuestro navegador la dirección:

https://aws.amazon.com

Desde aquí, en la esquina superior derecha, veremos un botón naranja que dice “Cree una cuenta de AWS”, donde debemos pulsar.

Crear cuenta en AWS, paso 2
Paso 1 en la creación de la cuenta en AWS

Lo primero que Amazón AWS nos pide son los datos que vamos a usar para acceder a nuestra cuenta, que deben estar relacionados con una cuenta de correo válida.

Además, tendremos que indicar el nombre de la cuenta que queramos usar, que debe ser único (normalmente será nuestro nombre o el de la empresa).

Crear cuenta en AWS, paso 3
Paso 2 en la creación de la cuenta en AWS

Después de indicar los datos de la cuenta, nos pedirán nuestros datos personales, usados para contacto y facturación.

Es importante destacar que el campo dirección debe indicarse de la forma Calle, Apartado Postal, Nombre de la empresa, y en el campo inferior será donde indiquemos las características de la calle (Piso 4, puerta 2, escalera norte, etc). No tenemos muy claro los motivos para esto, siendo que además después nos piden de nuevo el código postal, pero hay que estar atentos por si pudiera dar problemas con los datos de facturación.

Recordaros que los datos han de ser reales y fiables, para evitar problemas legales.

NOTA IMPORTANTE: Tenemos que tener el número de teléfono que indiquemos a mano, para poder hacer la verificación.

Paso 3 en la creación de la cuenta en AWS

El siguiente paso es indicar una tarjeta de crédito (que tiene que ser válida y estar activa), aunque eso no implica que nos vayan a pasar cargo alguno (no lo harán si no superamos los límites de la capa gratuita de Amazón AWS). 

También debemos indicar si queremos usar nuestra dirección de contacto para la realización de la factura, o si queremos indicar datos nuevos.

Paso 4 en la creación de la cuenta en AWS

Ahora que Amazon tiene nuestros datos, van a verificar el número de teléfono mediante un sistema muy interesante.

Primero, nos mostrarán un código en la pantalla, y después nos llamarán al número de teléfono que hemos indicado, y tendremos que introducir el código con el teclado del teléfono.

Paso 5 en la creación de la cuenta en AWS

El último paso que debemos completar es indicar el tipo de soporte que queremos. Aunque puede llevar a confusión, aquí no se indica ningún plan de servicios, solo el plan de soporte (la rapidez y forma en que Amazon nos va a solucionar los posibles problemas que tengamos).

De forma general, indicaremos el Plan Gratis, ya que es suficiente para el uso normal de nuestras cuentas.

Paso 6 en la creación de la cuenta en AWS

Con esto, ya tenemos nuestra cuenta de Amazón AWS creada, y seremos redirigidos a la página de acceso, donde podremos acceder con los datos creados.

Crear cuenta en AWS, paso 8
Paso 7 en la creación de la cuenta en AWS

Una vez hayamos iniciado sesión, podremos ver en la zona de alertas que tenemos acceso a la capa gratuita de AWS.

Crear cuenta en AWS
 

¿Qué es la nube?

Aunque el concepto de nube de Internet lleva con nosotros casi 20 años, no ha sido hasta hace relativamente poco que ha empezado a llegar a todos los ámbitos, siendo ya común que los servicios de la nube se ofrezcan en entornos que no son de caracter técnico, donde antes era imposible.

Pero… ¿Qué demonios es “La Nube”?

Entendiendo el concepto Nube…

Lo que se entiende por la Nube no es más que muchos ordenadores trabajando juntos y dando servicios en Internet. Así de simple. No es un concepto nuevo (aunque técnicamente es más avanzado) ni hay nada de especial en el. La Nube solo son los ordenadores de otros.

Entrando más en detalle, el concepto nube es un paso hacia adelante para poder disponer de recursos que antes eran impensables, en unas condiciones mucho más ventajosas, y sobre todo de una forma mucho más sencilla, lo que ha facilitado su avance.

La Nube es…

  • Un coste más óptimo: Al pagar solo por lo que usas, los costes se reducen, ya que puedes ampliar o reducir los servicios que usas seǵun los necesites.
  • Dinamismo: Los recursos que usamos en la nube pueden adaptarse según nos interese, incluso de forma automática. Así, podemos adaptarnos ante mayores cargas de trabajo sin que nuestro servicio se resienta, o reducir los recursos (y el coste) en momentos de menor trabajo.
  • Facilidad: Todos los servicios de la Nube están pensados para ser usados por gente que no tiene que tener un perfil muy técnico. La mayor parte de los servicios pueden configurarse y adaptarse con un navegador web normal.
  • Seguridad: Al usarse servicios estandarizados y gestionados por proveedores especializados, su uso es más seguro. Además, la Nube permite incluso replicar nuestros servicios entre varios paises, en prevención a grandes catástrofes.

La base fundamental de la Nube es optimizar los recursos de Internet, hacerlos más fáciles, accesibles y seguros incluso para los procesos más complejos, ahorrando costes y energía en el proceso.

La Nube no es…

  • Un programa que nos venden para guardar nuestros archivos.
  • Una página web para gestionar nuestras facturas.
  • Un servidor dedicado o VPS que nos cobran por horas.

Si bien es cierto que estos servicios pueden estar alojados en la nube, cuando nos los ofrecen no nos están ofreciendo trabajar en la nube, tan solo nos ofrecen un servicio que puede, o no, estar relacionado con ella.

Cuando el concepto de Nube empezó a popularizarse, fueron muchos los proveedores que quisieron subirse al carro para ganar dinero con un concepto que todavía no se entendía bien. El término Nube se volvío uno de los términos SEO más importantes, aunque en realidad lo que ofrecían no era una nube real, si no las mismas infraestructuras que ya estaban disponibles antes. Por suerte, poco a poco los conceptos se aclaran y se vuelve más difícil vender algo que no es.

Si queréis saber más sobre la Nube, podéis pasaros por las páginas de Amazón AWS o Google Cloud, que son los principales referentes de computación en la nube.

 

Gmail tarda en actualizar las cuentas externas

Si tenemos cuentas de correo externas a Gmail conectadas a una cuenta de Gmail, puede que hayamos notado que Gmail tarda en actualizar el correo de cuentas externas.

Este problema, que en realidad no lo es, se debe simple y llanamente a que el buzón de correo externo que hemos configurado no recibe casi correo, y Google retrasa las peticiones de actualización para esa cuenta de correo.

El algoritmo de Google tiene en cuenta el número y frecuencia de correos que se reciben en las cuenta externas que gestiona, y dependiendo de esa frecuencia, tarda más o menos en actualizar de nuevo esa cuenta.

Así, si nuestra cuenta recibe varios correos cada minuto, las actualizaciones se llevarán a cabo cada 5-6 minutos, pero si solo recibimos un correo cada día, Google tardará bastante en volver a mirar si hay correo nuevo.

Aunque, por suerte, existen soluciones, es importante tener en cuenta que estas no son “oficiales”, y puede que no funcionen como esperamos.

Solución 1: Configuración de Google Labs

Google ofrece soluciones de prueba desde su laboratorio de pruebas. Una de esas opciones nos permite actualizar de forma periódica el correo, aunque para ello debemos disponer de una cuenta de Gsuite.

Los pasos son:

  • Habilitar Google Maps siguiendo este enlace.
  • Activar la opción llamada “Fetch messages from your POP accounts on demand by using the refresh link on top of the inbox.”

Solución 2: Gmail POP3 Checker

Gmail POP3 Checker es un plugin de Google Chrome que nos permite cambiar el tiempo de actualización de la cuenta.

Basicamente, teniendo el navegador abierto se conecta a Gmail y fuerza una actualización del correo de las cuentas externas.

Para instalarlo, basta con instalar la extensión, pulsar en el ícono que aparece en la barra de Chrome, y configurar el tiempo que queremos que pase entre cada actualización.

Aunque el tiempo por defecto es de 1 minuto, lo recomendable es configurarlo a 5 minutos como mínimo, para evitar que el servidor nos pueda bloquear por hacer demasiadas peticiones.

 

¡Hola mundo!

Pues eso, que hola.