¿Debo cambiarme a un VPS?

Los que nos dedicamos a esto de la web, poco a poco vamos acumulando pequeñas web que mantenemos en distintos proveedores de alojamientos baratos. Son productos por los que no cobramos mucho porque tampoco nos requieren mucho mantenimiento, y que simplemente “están ahí”.

Con el tiempo, y a medida que el número de webs que mantenemos va aumentando, nos surge la pregunta del millón: ¿Debo pasarme a un VPS?

Las ventajas de tener un VPS

Si tienes un número medio de webs (pongamos 8 o 10), tenerlas alojadas en tu propio VPS te da una serie de ventajas innegables:

  • Coste total menor que usando alojamientos separados.
  • Mejor uso de recursos, ya que los recursos que no usa una web quedan disponibles para otras.
  • Mayor capacidad para adaptar las configuraciones a nuestro gusto.
  • Todos los recursos del VPS están a nuestra disposición, no como en los alojamientos compartidos normales.
  • Internet está lleno de manuales para hacer las cosas que necesitemos.
  • Mejores opciones para ampliar recursos si se nos queda pequeño.

Los inconvenientes de tener un VPS

Cuando empiezas a usar tu propio VPS, te das cuenta de que no es oro todo lo que brilla, porque tener tu propio VPS tiene también incovenientes:

  • En imprescindible tener conocimientos en administración de sistemas.
  • Si no quieres que el precio se dispare, usarás un VPS GNU/Linux, que te obliga a saber sobre GNU/Linux
  • Normalmente usarás un panel de control (como Cpanel, Plesk o VestaCp), que pueden tener un coste asociado.
  • Debes conocer y manejar ese panel de control para evitarte problemas.
  • Si quieres tener libertad total, no puedes usar un panel de control, pero debes ser un buen administrador.
  • Tienes que ocuparte de cosas como las copias de seguridad, salvar los logs, etc

¿Entonces… qué hago?

El principal problema de usar un VPS es que tienes que saber manejarlo. Si estás dispuesto a aprender a hacerlo, vas a encontrar muchas ventajas. Si no tienes tiempo o ganas, mejor ni empieces porque al final te vas a arrepentir.

Si tu motivación es solo la de ahorrar dinero, lo más seguro es que acabes harto del cacharro. Si lo ves como una forma de aprender, mejorar y optimizar, no es una mala idea.

¿Qué proveedor de VPS me recomiendas?

Yo trabajo principalmente con 3:

Todos son baratos, y todos son buenos, pero no dejes de comparar antes de decidirte.

 

Gmail tarda en actualizar las cuentas externas

Si tenemos cuentas de correo externas a Gmail conectadas a una cuenta de Gmail, puede que hayamos notado que Gmail tarda en actualizar el correo de cuentas externas.

Este problema, que en realidad no lo es, se debe simple y llanamente a que el buzón de correo externo que hemos configurado no recibe casi correo, y Google retrasa las peticiones de actualización para esa cuenta de correo.

El algoritmo de Google tiene en cuenta el número y frecuencia de correos que se reciben en las cuenta externas que gestiona, y dependiendo de esa frecuencia, tarda más o menos en actualizar de nuevo esa cuenta.

Así, si nuestra cuenta recibe varios correos cada minuto, las actualizaciones se llevarán a cabo cada 5-6 minutos, pero si solo recibimos un correo cada día, Google tardará bastante en volver a mirar si hay correo nuevo.

Aunque, por suerte, existen soluciones, es importante tener en cuenta que estas no son “oficiales”, y puede que no funcionen como esperamos.

Solución 1: Configuración de Google Labs

Google ofrece soluciones de prueba desde su laboratorio de pruebas. Una de esas opciones nos permite actualizar de forma periódica el correo, aunque para ello debemos disponer de una cuenta de Gsuite.

Los pasos son:

  • Habilitar Google Maps siguiendo este enlace.
  • Activar la opción llamada “Fetch messages from your POP accounts on demand by using the refresh link on top of the inbox.”

Solución 2: Gmail POP3 Checker

Gmail POP3 Checker es un plugin de Google Chrome que nos permite cambiar el tiempo de actualización de la cuenta.

Basicamente, teniendo el navegador abierto se conecta a Gmail y fuerza una actualización del correo de las cuentas externas.

Para instalarlo, basta con instalar la extensión, pulsar en el ícono que aparece en la barra de Chrome, y configurar el tiempo que queremos que pase entre cada actualización.

Aunque el tiempo por defecto es de 1 minuto, lo recomendable es configurarlo a 5 minutos como mínimo, para evitar que el servidor nos pueda bloquear por hacer demasiadas peticiones.